El planeta en el abismo: 2016 cierra con un calentamiento de 1.5 °C que bate todos los récords

Viernes 6 de enero de 2017

  • El planeta en el abismo: 2016 cierra con un calentamiento de 1.5 °C que bate todos los récords

  • Se ha confirmado que 2016 ha sido el año más caluroso desde que se tienen registros, con un aumento cercano a 0.2 °C con respecto a 2015
  • Las temperaturas globales registraron un máximo en febrero de 2016, alrededor de 1.5 °C por encima de las de los comienzos de la Revolución Industrial
  • Las condiciones extremas afectan a varias regiones del planeta

 

Los primeros análisis globales de 2016 confirman que el pasado año ha sido el más caluroso de los registrados hasta el momento y que el planeta sufrió un calentamiento cercano a 1.5 °C, según el Servicio de Cambio Climático de Copernicus (Copernicus Climate Change Service  - C3S).

Las últimas cifras del C3S, que forma parte del programa de observación terrestre Copernicus de la Comisión Europea, demuestran que la temperatura global de 2016 superó los 14.8 °C, y fue alrededor de 1.3 °C mayor que la registrada a mediados del siglo XVIII. El año 2016 fue cerca de 0.2 °C más caluroso que el 2015, que ostentaba el anterior récord.

En la Cumbre de París de 2015 los países acordaron limitar el incremento de la temperatura media global “muy por debajo” de los 2º C respecto a los niveles preindustriales, en incluso intentar dejarlo en 1.5 ºC, reconociendo que esta medida reduciría significativamente los riesgos e impactos del cambio climático.

Un clima más peligroso

Con el calentamiento global aumentan las probabilidades de que se produzcan fenómenos climáticos extremos, como olas de calor, sequías e inundaciones. Un futuro calentamiento podría provocar pérdidas de miles de millones de euros cada año, así como afectar a la disponibilidad de agua potable y a las cosechas en los países más vulnerables.

El director del Departamento de Copernicus del Centro Europeo de Predicción a Medio Plazo (ECMWF, por sus siglas en inglés), Juan Garcés de Marcilla, afirmó: 

Ya estamos viendo los efectos del cambio climático en todo el mundo. Las temperaturas terrestres y marinas suben junto con el nivel del mar, a la vez que disminuyen las banquisas, la capa de nieve y el volumen de los glaciares; los patrones de lluvia están cambiando y la frecuencia e intensidad de las condiciones climáticas extremas, como las olas de calor, las inundaciones y las sequías, crecen en muchas regiones. El efecto futuro del cambio climático dependerá de los esfuerzos que realicemos ahora y que en parte materialicemos mediante el intercambio de conocimientos e información sobre el clima.

Para ayudar a los responsables de la toma de decisiones políticas a desarrollar soluciones efectivas de adaptación y mitigación, ponemos los datos del Copernicus Climate Change Service (C3S) y del Copernicus Atmosphere Monitoring Service (CAMS) a disposición de todo el mundo de forma gratuita. Mediante la difusión de la información producida por los servicios Copernicus sobre política y estrategia climáticas, los gobiernos, el sector privado y la sociedad pueden identificar y unirse en torno a oportunidades para detener el cambio climático y reducir la vulnerabilidad cuando los efectos son inevitables».

C3S detectó que las temperaturas globales en febrero de 2016 ya rozaban el límite de 1.5 °C, pese a la influencia de un fuerte El Niño, un fenómeno climático intermitente que implica un período de calentamiento. Las temperaturas globales siguieron manteniéndose por encima de la media en la segunda mitad de 2016, asociadas parcialmente a una banquisa excepcionalmente fina tanto en el Ártico como en el Antártico.

C3S detectó que la mayoría de las regiones del mundo habían experimentado temperaturas por encima de la media durante 2016. Las mayores diferencias se observaron en el Ártico, aunque las condiciones también fueron extremas en el sur de África a principios de año, en el sur y el sureste asiático antes del monzón veraniego, en Oriente Medio a finales del verano y en partes de Norteamérica en verano y otoño.

Además de sobre temperaturas récord, los Servicios Copernicus del ECMWF, informaron sobre otros acontecimientos extremos acontecidos en 2016, tales como grandes incendios así comoel aumento del CO2 en la atmósfera. Se observaron destructores incendios cerca de Fort McMurray (Canadá) en mayo, y después enormes incendios forestales en Siberia, asociados a las altas temperaturas de la superficie terrestre durante junio y julio.

Por primera vez, los niveles de CO2 no bajaron de 400 ppm una vez el verano dio paso al otoño en el hemisferio norte. En años anteriores, la absorción de CO2 por parte de la vegetación durante la época de crecimiento en verano ha provocado que los niveles más bajos de CO2 se registren en el mes de septiembre.

Notas para los editores

Acerca de los datos

Los datos sobre temperatura de Copernicus se basan en millones de mediciones diarias analizadas por el ECMWF (European Centre for Medium-Range Weather Forecasts - Centro Europeo de Previsión Meteorológica a Medio Plazo) a través de métodos desarrollados para realizar previsiones meteorológicas.

Las variaciones de la temperatura media global extraídas de los datos de Copernicus y de otros conjuntos de datos ampliamente utilizados suelen diferir en menos de 0.1 °C durante los últimos años. Es probable que el diferencial de los valores sea superior a 0.1 °C en 2016 debido a las diferencias en la medida en que los conjuntos de datos representan las condiciones asociadas con una banquisa excepcionalmente fina.

La estimación utilizada aquí es que la temperatura media en torno al inicio de la Revolución Industrial era 0.7 °C inferior a la del período 1981-2010.

Acerca de Copernicus

Copernicus es el programa de observación terrestre insignia de la Comisión Europea que ofrece servicios de información y datos operativos de acceso libre. Proporciona a los usuarios información fiable y actualizada a través de un conjunto de servicios relacionados con cuestiones medioambientales y de seguridad.

El ECMWF implementa C3S en nombre de la Comisión Europea. El ECMWF es una organización intergubernamental independiente que realiza y difunde predicciones meteorológicas numéricas a sus 34 estados miembros y cooperantes.

Instituciones académicas y medioambientales de toda Europa, incluidos los Servicios Meteorológicos Nacionales, juegan un papel fundamental en el éxito de Copernicus.

El sitio web de Copernicus Climate Change Service se encuentra en https://climate.copernicus.eu/

El sitio web de Copernicus Atmosphere Monitoring Service se encuentra en http://atmosphere.copernicus.eu/

Temperatura anual global del aire a una altura de dos metros (eje izquierdo) y variación estimada desde el inicio de la era industrial (eje derecho). Fuentes: Copernicus Climate Change Service, ECMWF, para datos desde 1979; Met Office Hadley Centre, NASA y NOAA para datos combinados anteriores a 1979
Temperatura del aire a una altura de dos metros para 2016, mostrada con respecto a la media de 1981-2010.<br/><br/>Fuente: Copernicus Climate Change Service, ECMWF