El servicio atmosférico de Copernicus mejorará la vida delos alérgicos

Martes 2 de mayo de 2017 — Además del polen de abedul, se añaden las previsiones de polinización de olivos y pastos a la lista de productos ofrecidos por el servicio atmosférico de Copernicus (CAMS). Este es el primer elemento paso desarrollar  aplicaciones que proporcionen a la población predicciones de síntomas adaptadas a su sensibilidad particular al polen.

Como muchos habrán notado ya, la temporada de las alergias está volviendo a empezar. Aproximadamente uno de cada cuatro ciudadanos europeos tiene algún tipo de sensibilidad al polen. Se trata de una alergia muy extendida, con síntomas que van desde la irritación nasal hasta el picor de ojos. Todos estos síntomas pueden ser tan graves que lleguen a incapacitar al que los sufre.

La alergia es una reacción muy rápida. Pueden pasar solo minutos desde la exposición hasta la aparición de los síntomas. Aunque la medicación ayuda, es mucho más efectiva si se toma de forma preventiva unos días antes de la exposición que como cura después de la aparición de los síntomas.

La temporada del polen en sí depende del clima. En función de éste, puede empezar antes o después de lo normal y puede verse interrumpida por la lluvia o por olas de frío. Por lo tanto, se trata de un proceso muy dinámico, dado que la abundancia de polen varía en gran medida según el día e, incluso, según la hora.

Por consiguiente, es importante que las previsiones sean fiables, especialmente porque el polen podría no producirse siquiera en el país donde la gente padece las alergias. Los vientos dominantes pueden transportar los alérgenos fácilmente a distancias considerables y, por supuesto, cruzando fronteras nacionales.

En función del viento, el polen puede recorrer entre 500 y 1000 kilómetros, o incluso más, lo que significa que el camino desde el centro de Alemania hasta el sur de Finlandia no es tan largo,

explica Mikhail Sofiev, del Instituto Finlandés de Meteorología, científico clave responsable del desarrollo de productos para el polen del CAMS.

También puede suceder al revés. El polen puede bajar desde Finlandia al final de la primavera, cuando la temporada ya ha acabado en toda Europa.

Los datos sobre el polen los recogen estaciones terrestres en la Red Europea de Aeroalérgenos (EAN). Esta es una red privada compuesta por una base voluntaria de redes nacionales, cada una dirigida por universidades, hospitales, institutos meteorológicos o agencias medioambientales. Los datos de la polinización de los abedules y los pastos se pusieron a disposición de los especialistas en modelización del CAMS para evaluar la precisión de sus modelos.

Pronosticar las concentraciones de los pólenes alérgenos en el aire es esencial, pero solo es el primer paso, ya que cada individuo reacciona de forma diferente a las distintas variedades del polen. Para lograr un cambio real, las empresas y organizaciones se están esforzando por proporcionar previsiones personalizadas a la población.

La Universidad Médica de Viena llevó a cabo un estudio en el que los voluntarios indicaron sus síntomas a diario durante siete años. Estos se correlacionaron con la cantidad y el tipo de polen en el aire día a día. Si se indican los síntomas durante dos años, se pueden pronosticar los síntomas de un individuo mediante una predicción del polen el tercer año, como demostró el equipo científico de la Universidad Aristóteles de Salónica.

Ahora se está iniciando un nuevo proyecto CAMS en Letonia y Lituania, para implementar esta tecnología en aplicaciones prácticas. Este nuevo ensayo durará un año y medio y se espera que participen en él varios cientos de personas, que deberán introducir sus síntomas en una aplicación que enviará la información a un servidor seguro para procesarla y correlacionarla con las previsiones sobre el polen del CAMS, posiblemente considerando también las concentraciones de los contaminantes atmosféricos más importantes. Esto creará un perfil para cada usuario, de modo que cada individuo podrá recibir previsiones personalizadas de sus síntomas.

Esperamos que en 18 meses podamos obtener un grupo sostenible de usuarios que se beneficiarán del uso del sistema,

explica Sofiev.

El Dr. Vincent-Henri Peuch, jefe del servicio atmosférico de Copernicus del ECMWF, afirma:

Resulta muy emocionante ver que las herramientas de modelización utilizadas para la calidad del aire ahora se han ampliado de forma efectiva para pronosticar también las concentraciones de ciertas especies de polen. En colaboración con la EAN y el sector médico,  CAMS está haciendo posible abordar el gran desafío de ofrecer previsiones puntuales, precisas y personalizadas de los síntomas de la alergia, lo que podría aportar información muy útil y, así, ayudar a millones de europeos.

Las previsiones de la polinización se pueden consultar en el sitio web del CAMS:
http://bit.ly/2oXSVnc
Seleccione el producto que le interese (abedul, polen, olivo y pastos) en el menú desplegable de parámetros.

 

Acerca de Copernicus

Copernicus es el programa insignia de observación de la Tierra de la Comisión Europea y ofrece datos operativos y servicios de información de acceso gratuito. Proporciona información fiable y actualizada a los usuarios mediante un conjunto de servicios relacionados con asuntos medioambientales y climáticos.

El Centro Europeo de Previsión Meteorológica a Medio Plazo (ECMWF) gestiona dos servicios Copernicus en nombre de la Unión Europea: el servicio de vigilancia atmosférica de Copernicus (CAMS) y el servicio del cambio climático de Copernicus (C3S). El ECMWF es una organización intergubernamental apoyada por 34 países y con sede en Reading, Reino Unido. Varias instituciones académicas y medioambientales de toda Europa, incluidos los servicios meteorológicos nacionales, desempeñan un papel integral en el éxito de Copernicus.